Ir al contenido principal

DAVID Y LAS RAPACES




Hoy he visto la intervención de Ada Colau en el congreso.

Encabeza o representa la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Es curioso verla, es casi un espectáculo raro, por la honestidad y la sincera indignación que destila la expresión de su rostro. Eso, en el congreso de los diputados, es cuando menos, exótico. Nuestros diputados son pájaros de plumajes caros a quienes la palabra “honestidad” les recuerda algo lejano, probablemente adolescente y el concepto de “sincera indignación” la sensación experimentada al leer la petición que miles de ciudadanos hicieron para que se les retiraran sus prebendas de por vida y que por supuesto, ni siquiera debatieron.

Ada Colau, llamó criminal a un representante de la banca, todos firmamos el adjetivo con ella, todos nos emocionamos de rabia con ella, a todos se nos humedecieron los ojos con ella, a todos los que tenemos poco que perder, se entiende, los que nos preguntamos cómo pueden nuestros políticos conservar una lengua que debería habérseles desprendido a fuerza de mentiras, todos los que nos morimos de bochorno cada día leyendo los periódicos, la mierda nacional, que nos ahoga.

 El buitre leonado que tenía al lado, protestó untuosamente, defendiendo al indefendible representante de la banca. No se le movió la corbata italiana, no se emocionó con nosotros porque forma parte del “ellos”, ese gran club, como decía George Carlin, que decide nuestros destinos y al que nunca perteneceremos. Pretendió en un primer momento que ella retirara el adjetivo, ella se negó rotundamente con un gesto mudo y elocuente, de persona consecuente con sus principios y el buitre decidió pasar como por un campo de minas, no insistir demasiado, hacer una declaración formal y disimular, ante la magnitud de la ironía, (que incluso él reconocía, en el fondo del agujero pegajoso que un día fue su conciencia) de su petición.

Los grandes criminales hoy, no cortan cuellos ni abren vientres de prostitutas, convencen legalmente a ancianos para que pierdan la pensión y echan a la calle a los peones, quedándose la casa con la que soñaron, colgándoles una deuda al cuello, como una cadena perpetua impuesta por Al Capone; y todos lo sabemos. Hasta el buitre leonado.

Ada Colau se emocionaba hablando y uno podía ver que quería controlar su emoción, no sacar el dolor delante de las aves rapaces, no divertirles gratuitamente. Pero la indignación por la injusticia es una vocación, un sexto sentido. Unos tienen oído absoluto, genio para los números, memoria inoxidable, otros tienen la capacidad de indignarse, de luchar por causas desesperadas, de enfrentarse a los caimanes con unas hojas de papel y mucha rabia. Las rapaces la escucharon a última hora de la sesión, probablemente mirando el reloj de tapadillo, muchas pensando en cómo esconder la basura que resbalaba por el forro de Adolfo Dominguez y asomaba la infame gelatina en artículos de los periódicos de la mañana, otros, sencillamente, imaginando formas de rentabilizar la posible atención temporal a sus peticiones.

No nos engañan, no obstante. Sólo es cuestión de tiempo, de hartazgo, de hastío, de saturación. El animal político actual, de variado color e ideología, profesional del engaño legal y demagógico, ha dado muestras sobradas de su ética, de su preocupación por los habitantes de la tierra que vigila, como el halcón o el buitre sus conejos. Y todos son iguales, de la misma especie, de la misma clase, se aferran al escaño con las mismas garras decididas, se limpian el plumaje aristocrático de la misma manera y después se van, cada uno a su guarida, a desgarrar limpiamente la carroña.

Comentarios

  1. Un gran articulo Sandra. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bravo! (Nada original por mi parte, lo sé, pero es el primero y más espontáneo comentario que se me ocurre...)

    ResponderEliminar
  3. Artículo cabal y directo; ya quisieran la mayoría de los autodenominados periodistas escribir la mitad de bien. Sigue escribiendo, me atrevo a pedirte, todos lo necesitamos.

    ResponderEliminar
  4. Me parece tan bueno este artículo que me he permitido colgarlo en mi blog para que tenga mayor difusión. Evidentemente mencionando su autoría y la fuente. Espero que no te importe, pero si tienes algún inconveniente no tienes más que decírmelo y lo suprimo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL TABURETE DE FRANCIS BACON

Siempre me he preguntado cómo determinadas obras de arte consiguen derribar, como un misil, la estructura que hemos edificado cuidadosamente para poder vivir.

Si nuestro pensamiento está estructurado y construido básicamente sobre el lenguaje: ¿Cómo es que una imagen puede concentrar miles de experiencias comunes y llegar, como una flecha, a insertarse en el centro mismo de nuestra sensibilidad, expandiéndose en significados primitivos, pero sofisticadamente cerebrales e íntimos? Como un olor, que llegara por un atajo al núcleo del ser, sin pasar por la razón.

Estoy hablando de Bacon, naturalmente.

Sin haber vivido una realidad violenta, sin haber experimentado el placer sadomasoquista (o al menos no tan literalmente como para volver a veces con la cara hecha un cuadro como él); sin haber sido gay en un tiempo en el que todavía ser homosexual significaba estar fuera de la ley, puedo, sin embargo, entrar en muchos de sus cuadros, sentarme en ese escueto taburete y reconocerme bajo la…

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA

Escribir sobre un olor es complicado.
¿Cuántos olores puede uno recordar que hayan marcado la memoria como para resucitar en adjetivos?
El olor a semen y a sangre serían los olores primigenios para cualquier mujer si fuéramos honestas con nosotras mismas. El uno huele a sal, a huevo pegajoso mezclado con yogur, a sudor y a siesta de verano, a fin, a siembra, a leche agria, a sexo; la otra a tierra removida, a dulce putrefacto, a vida o muerte según el tiempo que haya sido expuesta al aire, como un caracol que se seca desnudo de su cáscara; a sexo también, a vergüenza adolescente, a grito y a dolor, a nada comestible.
El olor a pan caliente. El olor a coliflor recién cocida que se parece tanto al de una rata. (No lo digo por decir, es verdad que huelen parecido. De hecho descubrí por el olor, que me estaban entrando ratones en mi piso madrileño). El olor de las tartas de sobre que hacía mi padre norteamericano en las tardes de domingo, mientras nosotras jugábamos al julepe con mi abu…

HERE'S JOHNNY!

¿Qué pasaría si les enseñásemos a nuestros hijos que los malos siempre ganan? Porque ganan;y si no ganan, no pierden y si alguna vez pierden, no pagan.
Me gustaría hacer el experimento. Sacar conclusiones del comportamiento de niños que crecieran sabiendo desde pequeños la cruda realidad.No sé muy bien para qué. Tal vez para comprobar que el cerebro reptiliano se adapta a la lucha de ratas inmediatamente, le cuenten cuentos o no.Tal vez para verificar que seguimos siendo seres de instintos básicos que nos condicionan en un grado inimaginable, junto con el puñado de genes heredados que nos etiquetan la frente como un vulgar código de barras de Carrefour de barrio.
Seguramente existirían las excepciones, los que, a pesar de todo, estuvieran en desacuerdo con los relatos y quisieran cambiar los finales, enderezar los destinos, imponer la justicia intuitiva.Eso va también en los genes.El gen de la justicia.Los abocaría a la extinción...
Uno se pregunta si a la población americana que vo…