Ir al contenido principal

CITA CON MICHAEL HANEKE


"Amor" de Michael Haneke es una obra contundente, delicada, descarnada, ineludible.  Es un poema, además.  Es el retrato del amor con mayúsculas, ese que dura hasta los últimos minutos del amado.  Ese en el que se sigue amando, a través de la niebla cada vez más espesa de miserias humanas que va ocultando el rostro de siempre y lo va convirtiendo en un fantasma deforme de lo que fue.  

Retratar este tipo de historia, resulta arriesgado.  Nadie quiere ver en la pantalla lo que sin duda será su propio futuro, en el mejor de los casos.  (No olvidemos que la pareja se sigue queriendo).   Haneke, ese quijote nórdico y coqueto, es casi dulce en este film, el deterioro y la muerte se dan en las mejores condiciones posibles,  en un entorno de amor y un nivel social en el que los protagonistas se pueden permitir una caída digna.  Podría haber sido mucho peor.  No nos ha querido espantar. 

Sin embargo, esta película nos deja sin respiración, nos clava ante un espejo y nos damos cuenta que pocas veces un director de cine ha conseguido producir semejante impacto psicológico en el espectador.  Nos enfrenta, ni mas ni menos, que a nuestra propia muerte. Eso que preside nuestra vida pero de lo que no se habla.  Eso que le sucede a otros, ocasionalmente, hasta el momento en que nuestros viejitos empiezan a hablar del tema, a tratarlo con familiaridad, a preparar su despedida.  

Los jóvenes no la querrán ver, porque las historias de ancianos no suelen incumbirles; los ancianos no la querrán ver, porque sospechan que les incumbe demasiado y los que estamos en una edad intermedia, la tememos, porque vemos el proceso en nuestros padres y empezamos a divisar nuestro propio destino.  

Pese a lo cual, es una película que no puede dejar de verse.  Es una obra de arte suprema que inmortalizará a su director y a sus actores.  Es un retrato de una honestidad tal que el espectador no podrá limpiarse las imágenes a la salida del cine para ir a tomarse unos churros en la cafetería más cercana, saldrá pensando en la realidad tangible de su propia muerte, cómo será, cómo sucederá.  No es una película de entretenimiento, es una obra filosófica.  Uno sale convencido de que la vejez y sus humillaciones son razones suficientes para no creer en Diós, si es que hubo alguna razón, alguna vez.  Cuando menos, servirá para que pensemos en la posibilidad de discutir la eutanasia, esa muerte digna que reservamos a nuestros perros pero a la que no podemos recurrir cuando nuestros seres humanos, queridos, han perdido todo deseo de vivir y no son más que sombras dolorosas que imploran una ayuda externa para bien morir.  

La ternura es tal vez la gran contrapartida en este retrato desnudo de la vejez.  Magnífica sustituta de lo que una vez fue sexo,  la ternura se convierte en el gran pilar que sostiene toda la estructura de la obra y de la vida.  Hasta los ocasionales y comprensibles momentos de violencia le dan incluso más credibilidad a esta historia universal de amor, amor del bueno; del que existe; del que todos buscamos y algunos encontramos; del que nunca termina, lamento decirlo, comiendo perdices, sino, en el mejor de los casos, peinando amorosamente la escasa cabellera del amado con un peine de carey.

Comentarios

  1. Me parece a mí que, más que la muerte en sí (ese no estado tan absoluto como impensable), es la descomposición, la progresiva y definitiva pérdida de todo cuanto constituyó nuestras vidas lo que, finalmente, nos sume en una tristeza que rebasa los límites de nuestra resistencia.
    No he visto la película, pero, con seguridad, la veré tarde o temprano.

    ResponderEliminar
  2. Si, es ese período previo a la muerte. Es duro incluso imaginarlo.

    ResponderEliminar
  3. Deberían proyectarla en el Congreso, ahora que sus señorías están recortando la vida a quienes menos les queda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA

Escribir sobre un olor es complicado.
¿Cuántos olores puede uno recordar que hayan marcado la memoria como para resucitar en adjetivos?
El olor a semen y a sangre serían los olores primigenios para cualquier mujer si fuéramos honestas con nosotras mismas. El uno huele a sal, a huevo pegajoso mezclado con yogur, a sudor y a siesta de verano, a fin, a siembra, a leche agria, a sexo; la otra a tierra removida, a dulce putrefacto, a vida o muerte según el tiempo que haya sido expuesta al aire, como un caracol que se seca desnudo de su cáscara; a sexo también, a vergüenza adolescente, a grito y a dolor, a nada comestible.
El olor a pan caliente. El olor a coliflor recién cocida que se parece tanto al de una rata. (No lo digo por decir, es verdad que huelen parecido. De hecho descubrí por el olor, que me estaban entrando ratones en mi piso madrileño). El olor de las tartas de sobre que hacía mi padre norteamericano en las tardes de domingo, mientras nosotras jugábamos al julepe con mi abu…

EL TABURETE DE FRANCIS BACON

Siempre me he preguntado cómo determinadas obras de arte consiguen derribar, como un misil, la estructura que hemos edificado cuidadosamente para poder vivir.

Si nuestro pensamiento está estructurado y construido básicamente sobre el lenguaje: ¿Cómo es que una imagen puede concentrar miles de experiencias comunes y llegar, como una flecha, a insertarse en el centro mismo de nuestra sensibilidad, expandiéndose en significados primitivos, pero sofisticadamente cerebrales e íntimos? Como un olor, que llegara por un atajo al núcleo del ser, sin pasar por la razón.

Estoy hablando de Bacon, naturalmente.

Sin haber vivido una realidad violenta, sin haber experimentado el placer sadomasoquista (o al menos no tan literalmente como para volver a veces con la cara hecha un cuadro como él); sin haber sido gay en un tiempo en el que todavía ser homosexual significaba estar fuera de la ley, puedo, sin embargo, entrar en muchos de sus cuadros, sentarme en ese escueto taburete y reconocerme bajo la…

HERE'S JOHNNY!

¿Qué pasaría si les enseñásemos a nuestros hijos que los malos siempre ganan? Porque ganan;y si no ganan, no pierden y si alguna vez pierden, no pagan.
Me gustaría hacer el experimento. Sacar conclusiones del comportamiento de niños que crecieran sabiendo desde pequeños la cruda realidad.No sé muy bien para qué. Tal vez para comprobar que el cerebro reptiliano se adapta a la lucha de ratas inmediatamente, le cuenten cuentos o no.Tal vez para verificar que seguimos siendo seres de instintos básicos que nos condicionan en un grado inimaginable, junto con el puñado de genes heredados que nos etiquetan la frente como un vulgar código de barras de Carrefour de barrio.
Seguramente existirían las excepciones, los que, a pesar de todo, estuvieran en desacuerdo con los relatos y quisieran cambiar los finales, enderezar los destinos, imponer la justicia intuitiva.Eso va también en los genes.El gen de la justicia.Los abocaría a la extinción...
Uno se pregunta si a la población americana que vo…