Ir al contenido principal

LOS OTROS


El letrado, Ángel Pelluz, 90 años, defensor de cinco neonazis, obviamente, neonazi convencido, ha basado la defensa de sus clientes en afirmar que los vagabundos no son personas humanas (tal vez sean personas animales o minerales...).  Ha añadido que son “cánceres de la sociedad que deberían ser extirpados”, en palabras que recoge El País y que, supongo, serán literales.

Parece ser que el juez no ha parado el juicio inmediatamente, destituyendo de sus funciones a semejante cabrón (todavía estoy buscando la palabra adecuada).  Se empieza así, permitiendo afirmaciones como éstas, se termina construyendo campos de exterminio.  

Energúmenos como este abogado y sus defendidos; ignorantes, egoístas sociales, psicópatas, los ha habido siempre.  Eso no me llama la atención, lo que sí me asombra es que este comportamiento se acepte como parte de una proceso legal y no se detenga inmediatamente por defender el exterminio de otros seres humanos, etiquetados como cánceres, que hoy serán los mendigos, mañana los marroquíes o los chinos, dependiendo del grado de frustración y rabia de nuestros des-cerebros neonazis.

El hecho de que se admita en un juicio semejante argumento quiere decir que se empieza a permitir la subversión de los valores que hacen que una sociedad pretenda (aunque a menudo no lo consiga) ser justa, ser positiva, ser igualitaria.  Lo mínimo que podemos exigir es que en teoría, la ley defienda los derechos de todos los ciudadanos.  La práctica, ya sabemos, es otra cosa.  Ahora bien, si la teoría empieza a admitir la perversión; si un abogado considera que no debe disculpar el comportamiento de sus defendidos energúmenos, sino defenderlo, como un acto de justicia social; si esta defensa se admite como argumento y no se alza tal griterío en la sala por lo absurdo y lo inmoral del razonamiento, es que vamos, literalmente, de culo. 

Lo malo es que el hecho ya no sorprende.  Tenemos la gran sospecha de que los delincuentes tienen el poder, que jueces, guardias, concejales, ministros, abogados, incluso algunos médicos en otras tristes épocas, todos esos que se supone deben defender la ley y la igualdad, están del lado de “los otros”, más bien son “los otros”, que no son fantasmas como en las películas de Amenábar, sino de carne y hueso.  Como Emilio Hellín, asesino de Yolanda Gonzalez que trabaja para la Guardia Civil desde hace años como el más respetable de los ciudadanos; como la juez de Denia que concede la guarda y custodia de un hijo, al padre que ha sido condenado por violencia de género, o ese otro tribunal, que no ve ensañamiento en los 37 navajazos dados a una mujer - hagan la prueba, cojan un cuchillo y el filete de ternera y húndanlo 37 veces...- ;  como tantos de los miembros de este gobierno, que sin duda han ganado su sobresueldo ilegal durante años, y ahora recortan el infrasueldo de miles de ciudadanos y los convierten en mendigos, mientras salvan a los bancos que convencían a iletrados y abuelillos de que invirtieran en preferentes; como el yerno del rey, como los delincuentes institucionales de Valencia, rostros mismos de la avaricia, como los contables del partido del gobierno, como los jueces que destruyen al único juez que se atrevió a remover la mierda del poder, como los abusadores sexuales que mantienen su cargo político, los ladrones de niños que siguen ejerciendo en hospitales o conventos, etc. 

En este país, nadie se avergüenza de lo que hace, nadie dimite, nadie renuncia por sentido del honor.  Seguimos siendo el pueblo que vio Goya, solo que vestidos con ropa del Lidl o de Adolfo Dominguez, dependiendo de que nos llegue un sobre-sueldo o la factura de la hipoteca.

Comentarios

  1. Suscribo de principio a fin lo que acabo de leer. "Cabrón" es un calificativo apropiado, pero insuficiente para este siniestro personaje que parece surgir de la sombra de Menguele. "Piltrafa", fue el primer adjetivo que me vino a la mente cuando leí sus declaraciones. Lo peor, como tú bien señalas, es que no es un elemento aislado, sino un síntoma más de la enfermedad que aqueja a esta sociedad (si aún podemos denominarla así).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL TABURETE DE FRANCIS BACON

Siempre me he preguntado cómo determinadas obras de arte consiguen derribar, como un misil, la estructura que hemos edificado cuidadosamente para poder vivir.

Si nuestro pensamiento está estructurado y construido básicamente sobre el lenguaje: ¿Cómo es que una imagen puede concentrar miles de experiencias comunes y llegar, como una flecha, a insertarse en el centro mismo de nuestra sensibilidad, expandiéndose en significados primitivos, pero sofisticadamente cerebrales e íntimos? Como un olor, que llegara por un atajo al núcleo del ser, sin pasar por la razón.

Estoy hablando de Bacon, naturalmente.

Sin haber vivido una realidad violenta, sin haber experimentado el placer sadomasoquista (o al menos no tan literalmente como para volver a veces con la cara hecha un cuadro como él); sin haber sido gay en un tiempo en el que todavía ser homosexual significaba estar fuera de la ley, puedo, sin embargo, entrar en muchos de sus cuadros, sentarme en ese escueto taburete y reconocerme bajo la…

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA

Escribir sobre un olor es complicado.
¿Cuántos olores puede uno recordar que hayan marcado la memoria como para resucitar en adjetivos?
El olor a semen y a sangre serían los olores primigenios para cualquier mujer si fuéramos honestas con nosotras mismas. El uno huele a sal, a huevo pegajoso mezclado con yogur, a sudor y a siesta de verano, a fin, a siembra, a leche agria, a sexo; la otra a tierra removida, a dulce putrefacto, a vida o muerte según el tiempo que haya sido expuesta al aire, como un caracol que se seca desnudo de su cáscara; a sexo también, a vergüenza adolescente, a grito y a dolor, a nada comestible.
El olor a pan caliente. El olor a coliflor recién cocida que se parece tanto al de una rata. (No lo digo por decir, es verdad que huelen parecido. De hecho descubrí por el olor, que me estaban entrando ratones en mi piso madrileño). El olor de las tartas de sobre que hacía mi padre norteamericano en las tardes de domingo, mientras nosotras jugábamos al julepe con mi abu…

HERE'S JOHNNY!

¿Qué pasaría si les enseñásemos a nuestros hijos que los malos siempre ganan? Porque ganan;y si no ganan, no pierden y si alguna vez pierden, no pagan.
Me gustaría hacer el experimento. Sacar conclusiones del comportamiento de niños que crecieran sabiendo desde pequeños la cruda realidad.No sé muy bien para qué. Tal vez para comprobar que el cerebro reptiliano se adapta a la lucha de ratas inmediatamente, le cuenten cuentos o no.Tal vez para verificar que seguimos siendo seres de instintos básicos que nos condicionan en un grado inimaginable, junto con el puñado de genes heredados que nos etiquetan la frente como un vulgar código de barras de Carrefour de barrio.
Seguramente existirían las excepciones, los que, a pesar de todo, estuvieran en desacuerdo con los relatos y quisieran cambiar los finales, enderezar los destinos, imponer la justicia intuitiva.Eso va también en los genes.El gen de la justicia.Los abocaría a la extinción...
Uno se pregunta si a la población americana que vo…