Ir al contenido principal

FEMEN: LA REVOLUCIÓN DE LOS PEZONES



Hace tiempo que esta imagen me lleva persiguiendo la memoria.  Desde que la vi me entraron unas ganas terribles de gritar con estas mujeres que luchan con desnudez agresiva y desafiante contra lo que tendría que haber revolucionado a todas las mujeres del mundo, levantándolas, desnudas o vestidas, contra esa dictadura salvaje del hombre como género dominante.  Esta dictadura que se verbaliza cotidianamente en el desprecio, la humillación, la agresión constante, en la reducción del cuerpo femenino a ornamento masculino del poder en sociedades occidentales de un machismo estomagante como Italia o España, o a ofensa permanente en sociedades retrógradas en las que el hombre se considera dueño y señor de lo femenino.  Esta dictadura que hace que todas las religiones del mundo traten a la mujer como subespecie, no apta para la representación de diós en la tierra, apta, eso sí, como madre, único papel que se nos reserva con respeto, siempre y cuando no se piense, no se ejercite una sexualidad libre, no se rebele una contra la ley impuesta por el macho.  La misoginia como parte estructural de todas las sociedades, en fin. 

No me importa el hecho de que algunas mujeres -entre las que me encuentro - no la hayan padecido, no es argumento válido, y la mujer que usa ese argumento para desmarcarse de la lucha feminista, debe avergonzarse de su insolidaridad absoluta para con su género. La violencia contra la mujer es endémica. Las historias de horror no nos pueden ser ajenas, somos todas la misma mujer, si ésta es víctima.

Lo deplorable es pensar que millones de mujeres plantan la semilla del machismo en sus propias casas, como quien cría perros de presa y un día se espanta al descubrir a su bebé entre las mandíbulas encajadas de lo que imaginó mascota.  En diez años, en España, este país cada día menos digno, según los datos del Ministerio de Sanidad, ha habido 664 víctimas mortales de la violencia masculina. Pero denuncias, en seis años, ha habido 769.478.  Este asombroso dato, casi inabarcable, nos da una idea del oculto infierno que habita miles de hogares, el infierno del miedo constante, que degrada minuciosa y lentamente, como esas condenas a muerte medievales en las que el reo era colocado debajo de una gota, que no dejaba de caer y que terminaba por horadar, horrorosamente despacio, su cerebro. 

Pero vuelvo a esta imagen.  La mujer es poderosa, altiva, bella, inteligente, pero sobretodo, libre.  Es eso lo que insulta a este hombre hasta el punto de agredirla con una patada de macho cabrío desbocado.  Una mujer libre, dueña de su cuerpo y de su destino.  Una mujer valiente, que responde a la violencia entretejida en cada célula de todas las sociedades de este mísero mundo, con la violencia altiva de sus pechos.  El hombre la odia y la teme por ello.  Teme que esos pechos dejen de dedicarse a lo que él considera e impone como su función.

 Tal vez tengan cerebro esos pezones.  Tal vez la “revolución de los pezones” le baje del pedestal en el que él mismo se colocó hace demasiados siglos.  Tal vez sea, después de todo, superior a él.  ¿Será ése el gran miedo de este y tantos hombres?

Ni mejores, ni peores: diferentes. En tanto los pezones desnudos femeninos escandalicen tanto como los masculinos, es decir, nada, seguiremos necesitando a estas mujeres enfadadas para dar una patada simbólica en los testículos de esta sociedad mundial machista y primitiva, que asesina con patadas reales y golpes inmisericordes a las mujeres con las que vive, se reproduce y duerme cada noche.   

Comentarios

  1. Todo cuanto pudiera comentar al respecto está inserto en tu escrito, de modo que sólo me resta suscribirlo de principio a fin.
    En cuanto a la foto... ¡Qué manera tan vil, obscena y repugnante de exhibir la propia ruindad!...¡Qué asco!

    ResponderEliminar
  2. Humillar a la hembra es la forma de dominación del macho. Si el hombre disimula su conducta animal es porque la cultura misógina lo ampara desde las cavernas hasta nuestros días.
    Ni siquiera que el grafitti humano diga que se joda la moral puede ser tolerado por los energúmenos.

    ResponderEliminar
  3. 769.478 denuncias. Iba a decir que esta es una sociedad putrefacta, pero lo que yo me pregunto es si podemos siquiera calificarla de sociedad.
    FEMEN es en la actualidad una de las organizaciones más perseguidas del Este europeo. Señal de que lo están haciendo bien.
    ¡Vivan sus valientes pechos!

    ResponderEliminar
  4. Sí, sí, pero no cierran sus páginas de Facebook aunque las acusen de incitar a la prostitución por enseñar sus pezones.

    Ante todo, tener muchos amiguitos en Facebook.

    Payasas.

    ResponderEliminar
  5. http://losdeabajoalaizquierda.blogspot.com.es/2014/05/unas-fotos-sacan-el-lado-oculto-de-las.html

    No es "el hombre" el que impone ninguna dictadura, sino el estado y estas feminazis no pretenden salvar a ninguna mujer del pueblo, al contrario engañarlas para, enfrentándolas a sus iguales masculinos (los hombre del pueblo), dominarlos a ambos.

    El estado se presenta como el protector de la desvalida mujer, la convierte en víctima incapaz de defenderse, de autogobernarse, la transforma en una menor de edad a perpetuidad y gracias a estas "heroínas" encima dan las gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA

Escribir sobre un olor es complicado.
¿Cuántos olores puede uno recordar que hayan marcado la memoria como para resucitar en adjetivos?
El olor a semen y a sangre serían los olores primigenios para cualquier mujer si fuéramos honestas con nosotras mismas. El uno huele a sal, a huevo pegajoso mezclado con yogur, a sudor y a siesta de verano, a fin, a siembra, a leche agria, a sexo; la otra a tierra removida, a dulce putrefacto, a vida o muerte según el tiempo que haya sido expuesta al aire, como un caracol que se seca desnudo de su cáscara; a sexo también, a vergüenza adolescente, a grito y a dolor, a nada comestible.
El olor a pan caliente. El olor a coliflor recién cocida que se parece tanto al de una rata. (No lo digo por decir, es verdad que huelen parecido. De hecho descubrí por el olor, que me estaban entrando ratones en mi piso madrileño). El olor de las tartas de sobre que hacía mi padre norteamericano en las tardes de domingo, mientras nosotras jugábamos al julepe con mi abu…

EL TABURETE DE FRANCIS BACON

Siempre me he preguntado cómo determinadas obras de arte consiguen derribar, como un misil, la estructura que hemos edificado cuidadosamente para poder vivir.

Si nuestro pensamiento está estructurado y construido básicamente sobre el lenguaje: ¿Cómo es que una imagen puede concentrar miles de experiencias comunes y llegar, como una flecha, a insertarse en el centro mismo de nuestra sensibilidad, expandiéndose en significados primitivos, pero sofisticadamente cerebrales e íntimos? Como un olor, que llegara por un atajo al núcleo del ser, sin pasar por la razón.

Estoy hablando de Bacon, naturalmente.

Sin haber vivido una realidad violenta, sin haber experimentado el placer sadomasoquista (o al menos no tan literalmente como para volver a veces con la cara hecha un cuadro como él); sin haber sido gay en un tiempo en el que todavía ser homosexual significaba estar fuera de la ley, puedo, sin embargo, entrar en muchos de sus cuadros, sentarme en ese escueto taburete y reconocerme bajo la…

HERE'S JOHNNY!

¿Qué pasaría si les enseñásemos a nuestros hijos que los malos siempre ganan? Porque ganan;y si no ganan, no pierden y si alguna vez pierden, no pagan.
Me gustaría hacer el experimento. Sacar conclusiones del comportamiento de niños que crecieran sabiendo desde pequeños la cruda realidad.No sé muy bien para qué. Tal vez para comprobar que el cerebro reptiliano se adapta a la lucha de ratas inmediatamente, le cuenten cuentos o no.Tal vez para verificar que seguimos siendo seres de instintos básicos que nos condicionan en un grado inimaginable, junto con el puñado de genes heredados que nos etiquetan la frente como un vulgar código de barras de Carrefour de barrio.
Seguramente existirían las excepciones, los que, a pesar de todo, estuvieran en desacuerdo con los relatos y quisieran cambiar los finales, enderezar los destinos, imponer la justicia intuitiva.Eso va también en los genes.El gen de la justicia.Los abocaría a la extinción...
Uno se pregunta si a la población americana que vo…