Ir al contenido principal

LAS VENTANAS DEL ALMA


Georges Moustaki
Aprendí mis primeros poemas en francés escuchando a Georges Moustaki, ese gran hombre tranquilo, ese profeta mediterráneo de barbas acogedoras como nidos en los que el pájaro adolescente que fui hubiera querido refugiarse o evadirse.  Moustaki me pareció siempre un hombre con luz, la luz de aquél que ha conseguido destilar la esencia de la vida y se perfuma con ella cada día.   (Si fuera un olor, elegiría para él el Basílico Sagrado – albahaca -, un olor verde y pacífico que invita a tirar los relojes a la basura para sentarse a leer al sol de Mayo).

La edad le ha robado el aliento, incluso antes de morir, impidiéndole cantar.  La vida tiene estas cosas de mujer amarga.

La luz, sin embargo es algo misterioso que nos habita durante un tiempo y que después nos deja,  sin dar explicaciones ni dejar notas.  Simplemente se va.  Algunos elegidos la conservan.  Moustaki ha muerto luminosamente, con la elegancia del que siempre tuvo tiempo para leer, escribir o escuchar recitar algún poema.  Sus ojos, aunque cansados, tenían el brillo intacto, de hombre que ha amado y ha sido amado en abundancia. 

Hoy, ayer, anteayer, la noticia de su muerte me devolvió  la luz de Menorca,  en donde tuve veinte años y esa voz de terciopelo me prometía que la vida podía ser algo apasionante, que los hombres podían ser poetas y que la amistad entre sexos no era imposible, que un hombre y una mujer podían ser compañeros y que el mundo era un jardín grande como un valle, una casa con todas las puertas abiertas, a la que los carteros acudían con ramos de cartas de amor como ramos de flores que les crecieran de las manos.   

Hoy, que comparto mi vida con un cartero poético y florido, siento que esta nueva ausencia oscurece un poco mi casa, como si varias ventanas se hubieran clausurado de golpe y en su lugar el muro hubiera recuperado superficie, cerrándose, como una cicatriz cierra una herida.  Vuelvo a escucharle para intentar abrirlas, las “janelas da alma” y respiro mejor a medida que recupero cada verso, cada poema. 

Hoy, también celebro íntimamente otro aniversario, otra ausencia, la del ser a cuyo lado quisiera pudrirme lentamente, a partir del día de mi muerte, para florecer con él en primavera, entrelazada a la hiedra en que se convirtió su pelaje.

La cosa es así, se van cerrando ventanas en la casa y hay que aprender a vivir cada vez con menos luz, como Borges.   

--------------------------------------------------------------------


Déclaration

Je déclare l'état de bonheur permanent
Et le droit de chacun à tous les privilèges.
Je dis que la souffrance est chose sacrilège
Quand il y a pour tous des roses et du pain blanc.
Je conteste la légitimité des guerres,
La justice qui tue et la mort qui punit,
Les consciences qui dorment au fond de leur lit,
La civilisation au bras des mercenaires.
Je regarde mourir ce siècle vieillissant.
Un monde différent renaîtra de ses cendres
Mais il ne suffit plus simplement de l'attendre :
Je l'ai trop attendu. Je le veux à présent.
Que ma femme soit belle à chaque heure du jour
Sans avoir à se dissimuler sous le fard
Et qu'il ne soit plus dit de remettre à plus tard
L'envie que j'ai d'elle et de lui faire l'amour.
Que nos fils soient des hommes, non pas des adultes
Et qu'ils soient ce que nous voulions être jadis.
Que nous soyons frères camarades et complices
Au lieu d'être deux générations qui s'insultent.
Que nos pères puissent enfin s'émanciper
Letras de canciones similares en http://es.mp3lyrics.com/mcLUEt qu'ils prennent le temps de caresser leur femme
Après toute une vie de sueur et de larmes
Et des entre-deux-guerres qui n'étaient pas la paix.

Je déclare l'état de bonheur permanent
Sans que ce soit des mots avec de la musique,
Sans attendre que viennent les temps messianiques,
Sans que ce soit voté dans aucun parlement.

Je dis que, désormais, nous serons responsables.
Nous ne rendrons de compte à personne et à rien
Et nous transformerons le hasard en destin,
Seuls à bord et sans maître et sans dieu et sans diable.

Et si tu veux venir, passe la passerelle.
Il y a de la place pour tous et pour chacun
Mais il nous reste à faire encore du chemin
Pour aller voir briller une étoile nouvelle.

Je déclare l'état de bonheur permanent.


Georges Moustaki



Comentarios

  1. Aunque sólo sea por un instante, estas palabras te resucitan, Georges. Sin duda las mereces, pero hay tanta belleza en ellas como en la que las motiva. De modo que, aprovecha este instante, Georges, y mira a los ojos a su autora, dile con una mirada lo que no es posible expresar de ninguna otra manera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL TABURETE DE FRANCIS BACON

Siempre me he preguntado cómo determinadas obras de arte consiguen derribar, como un misil, la estructura que hemos edificado cuidadosamente para poder vivir.

Si nuestro pensamiento está estructurado y construido básicamente sobre el lenguaje: ¿Cómo es que una imagen puede concentrar miles de experiencias comunes y llegar, como una flecha, a insertarse en el centro mismo de nuestra sensibilidad, expandiéndose en significados primitivos, pero sofisticadamente cerebrales e íntimos? Como un olor, que llegara por un atajo al núcleo del ser, sin pasar por la razón.

Estoy hablando de Bacon, naturalmente.

Sin haber vivido una realidad violenta, sin haber experimentado el placer sadomasoquista (o al menos no tan literalmente como para volver a veces con la cara hecha un cuadro como él); sin haber sido gay en un tiempo en el que todavía ser homosexual significaba estar fuera de la ley, puedo, sin embargo, entrar en muchos de sus cuadros, sentarme en ese escueto taburete y reconocerme bajo la…

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA

Escribir sobre un olor es complicado.
¿Cuántos olores puede uno recordar que hayan marcado la memoria como para resucitar en adjetivos?
El olor a semen y a sangre serían los olores primigenios para cualquier mujer si fuéramos honestas con nosotras mismas. El uno huele a sal, a huevo pegajoso mezclado con yogur, a sudor y a siesta de verano, a fin, a siembra, a leche agria, a sexo; la otra a tierra removida, a dulce putrefacto, a vida o muerte según el tiempo que haya sido expuesta al aire, como un caracol que se seca desnudo de su cáscara; a sexo también, a vergüenza adolescente, a grito y a dolor, a nada comestible.
El olor a pan caliente. El olor a coliflor recién cocida que se parece tanto al de una rata. (No lo digo por decir, es verdad que huelen parecido. De hecho descubrí por el olor, que me estaban entrando ratones en mi piso madrileño). El olor de las tartas de sobre que hacía mi padre norteamericano en las tardes de domingo, mientras nosotras jugábamos al julepe con mi abu…

HERE'S JOHNNY!

¿Qué pasaría si les enseñásemos a nuestros hijos que los malos siempre ganan? Porque ganan;y si no ganan, no pierden y si alguna vez pierden, no pagan.
Me gustaría hacer el experimento. Sacar conclusiones del comportamiento de niños que crecieran sabiendo desde pequeños la cruda realidad.No sé muy bien para qué. Tal vez para comprobar que el cerebro reptiliano se adapta a la lucha de ratas inmediatamente, le cuenten cuentos o no.Tal vez para verificar que seguimos siendo seres de instintos básicos que nos condicionan en un grado inimaginable, junto con el puñado de genes heredados que nos etiquetan la frente como un vulgar código de barras de Carrefour de barrio.
Seguramente existirían las excepciones, los que, a pesar de todo, estuvieran en desacuerdo con los relatos y quisieran cambiar los finales, enderezar los destinos, imponer la justicia intuitiva.Eso va también en los genes.El gen de la justicia.Los abocaría a la extinción...
Uno se pregunta si a la población americana que vo…