Ir al contenido principal

LA FELICIDAD NO TIENE HISTORIA

(retrato por  Karen Kruse)
Hay una mujer joven, brillante, imperfectamente hermosa, altiva, apasionada y apasionante, que nos mira, a mi marido y a mí con curiosidad y asombro.  ¿Entonces, es real que el amor existe y se puede mantener con el paso de los años? ¿Es posible?

Yo me reconozco en ella, en sus dudas y miedos, en su personalidad, en su fortaleza vulnerable, en lo que fui.  Es posible, le contesto. 

El día que conocí a mi compañero de camino, supe inmediatamente, que por absurdo que pareciese (tenía 9 años más que él) íbamos a estar juntos el resto de nuestras vidas.  O digamos que lo intuí. Pero fue él quien me convenció con una resolución sólida y ligera como un bambú.  Tu y yo envejeceremos juntos.

Tenía mis dudas, por supuesto. Entonces la diferencia de edad era digamos, notable, yo tenía 37 y él 28.  Pero a medida que pasaban los años esta diferencia se hacía más exagerada y mi seguridad como mujer tuvo - y sigue teniendo - que atravesar etapas difíciles y confrontar miradas y actitudes, incluso a veces insultantes.  No me hicieron dudar ni un segundo, desde luego.  Vivir con él, no sólo era fácil, era divertido.  El diálogo con este hombre singular, luminoso y complejo, dentro de su sencillez aparente, era constante y la risa un pegamento instantáneo e indestructible, un loctite con el que recompusimos toda una vajilla de relaciones desastrosas que cada uno traía como ajuar.  

Hoy, después de años de convivencia y alegrías, momentos problemáticos,  alguna pequeña gran muerte, arruguillas, pelo cano y kilos de más; después de ser cada uno lo que es, con entera libertad, sin tener que moldear nada al gusto del otro, me doy cuenta de que no hay secreto alguno.  A algunos les toca la lotería, a otros una belleza inapelable, a otros una educación suprema y a algunos la suerte de un compañero/a en el mejor y más absoluto sentido de la palabra.  Tuve suerte, la tengo todavía.

Si acaso me viera forzada a elegir una cualidad que ayudara a conseguir una pareja perdurable, elegiría la libertad y a ser posible una falta de sentido melodramático.  Libertad, porque sin ella, uno no es, sino que pretende o actúa para complacer al otro, lo cual resulta catastrófico para ambos.  Falta de sentido melodramático, porque nada tiene demasiada importancia.  Si uno se da cuenta de esta verdad, vivir se hace fácil.  Discutir, inútil.

Recuerdo con amargura cuando dejaba de silbar o canturrear (soy muy cantarina) al lado de un egocéntrico e infantil compañero transitorio de viaje, porque según él, mientras cantaba no le prestaba atención, me evadía de la obligación de atenderle.  O cuando intenté por todos los medios ponerme lentillas en lugar de gafas, porque a mi pareja no le gustaba con gafas.  La oftalmóloga me dijo, con razón, “lo que tiene usted que cambiar no son las gafas, sino la pareja”.

Gracias al destino, le hice caso.

Todos hemos hecho estupideces y hemos caído casi en la pérdida de la autoestima por la ilusoria sensación de intensidad amorosa, de pasión, que como todo el mundo sabe y toda canción que se precie proclama, destruye al amante en un fuego extático en comparación con el cual la cotidianidad de un amor sereno y continuado parece más vulgar que una fregona.

Pues lamento tener que contradecir tanto poema.  Nada hay más valioso que un compañero de viaje, con el que compartir vida, sexo, carcajadas, lecturas, llantos, familia, casa y perro.  La felicidad es eso y se llama Carlos.

Comentarios

  1. ...que amable el amor, que hermosa la calma, que alegre la dicha! gracias

    ResponderEliminar
  2. Os quiero. Os estoy queriendo así: http://la-maleta-a-palabrada.blogspot.com.es/2013/10/la-felicidad-es-eso-y-se-llama-carlos.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA

Escribir sobre un olor es complicado.
¿Cuántos olores puede uno recordar que hayan marcado la memoria como para resucitar en adjetivos?
El olor a semen y a sangre serían los olores primigenios para cualquier mujer si fuéramos honestas con nosotras mismas. El uno huele a sal, a huevo pegajoso mezclado con yogur, a sudor y a siesta de verano, a fin, a siembra, a leche agria, a sexo; la otra a tierra removida, a dulce putrefacto, a vida o muerte según el tiempo que haya sido expuesta al aire, como un caracol que se seca desnudo de su cáscara; a sexo también, a vergüenza adolescente, a grito y a dolor, a nada comestible.
El olor a pan caliente. El olor a coliflor recién cocida que se parece tanto al de una rata. (No lo digo por decir, es verdad que huelen parecido. De hecho descubrí por el olor, que me estaban entrando ratones en mi piso madrileño). El olor de las tartas de sobre que hacía mi padre norteamericano en las tardes de domingo, mientras nosotras jugábamos al julepe con mi abu…

EL TABURETE DE FRANCIS BACON

Siempre me he preguntado cómo determinadas obras de arte consiguen derribar, como un misil, la estructura que hemos edificado cuidadosamente para poder vivir.

Si nuestro pensamiento está estructurado y construido básicamente sobre el lenguaje: ¿Cómo es que una imagen puede concentrar miles de experiencias comunes y llegar, como una flecha, a insertarse en el centro mismo de nuestra sensibilidad, expandiéndose en significados primitivos, pero sofisticadamente cerebrales e íntimos? Como un olor, que llegara por un atajo al núcleo del ser, sin pasar por la razón.

Estoy hablando de Bacon, naturalmente.

Sin haber vivido una realidad violenta, sin haber experimentado el placer sadomasoquista (o al menos no tan literalmente como para volver a veces con la cara hecha un cuadro como él); sin haber sido gay en un tiempo en el que todavía ser homosexual significaba estar fuera de la ley, puedo, sin embargo, entrar en muchos de sus cuadros, sentarme en ese escueto taburete y reconocerme bajo la…

HERE'S JOHNNY!

¿Qué pasaría si les enseñásemos a nuestros hijos que los malos siempre ganan? Porque ganan;y si no ganan, no pierden y si alguna vez pierden, no pagan.
Me gustaría hacer el experimento. Sacar conclusiones del comportamiento de niños que crecieran sabiendo desde pequeños la cruda realidad.No sé muy bien para qué. Tal vez para comprobar que el cerebro reptiliano se adapta a la lucha de ratas inmediatamente, le cuenten cuentos o no.Tal vez para verificar que seguimos siendo seres de instintos básicos que nos condicionan en un grado inimaginable, junto con el puñado de genes heredados que nos etiquetan la frente como un vulgar código de barras de Carrefour de barrio.
Seguramente existirían las excepciones, los que, a pesar de todo, estuvieran en desacuerdo con los relatos y quisieran cambiar los finales, enderezar los destinos, imponer la justicia intuitiva.Eso va también en los genes.El gen de la justicia.Los abocaría a la extinción...
Uno se pregunta si a la población americana que vo…