Ir al contenido principal

WHERE HAVE ALL THE YOUNG MEN GONE?

Pete Seeger

Hay seres humanos mágicos que, cuando se van, nos dejan frágiles e inestables, supongo que como nos debimos sentir la primera vez que aprendiendo a andar, nuestros padres soltaron la mano.

Estos seres tocados por la gracia de una fe inquebrantable en el poder de una causa, luchan toda la vida, individualmente, colectivamente, enfebrecidamente, contagiando su entusiasmo como una gripe,  que nos trocara en seres conscientes  e indignados en lugar de masa harta e inmóvil.  Son luminosos como faros y por eso les seguimos, hipnotizados por la seguridad que destilan, cautivados por el discurso que es el nuestro, pero que nunca creímos realmente hasta que ellos nos convencieron con sus actos.   Nos acompañan a lo largo del tiempo que comparten con nuestro tiempo, se convierten en símbolos, tras haber sido atacados y vilipendiados.  Pero siguen, diez años; siguen, veinte años; siguen: treinta años,  cuarenta.  Sufren las mismas humillaciones que el cuerpo y los años deparan a cualquiera, pero siguen, con la conciencia clara de que la coherencia de su vida  y sus principios, conforman un muro infranqueable.  Finalmente, un día nos dejan causando en nuestras vidas una sensación de desamparo, de hueco, de línea cortada, de cable seccionado.

Un jovencísimo Pete Seeger ha muerto hace unos días.  Pero con él no se va una época mejor que la que estamos viviendo, sino una similar o peor. Tenía la edad de mi padre, 94 años, un hombre joven, porque la juventud real no consta de piel lisa, pechos altos y músculos a tono, la juventud verdadera se mantiene a medida que envejecemos sosteniendo la estructura de nuestras convicciones contra el viento y la marea de este mundo que los humanos tan a menudo convertimos en estercolero.  En ese estercolero metafórico, un hombre joven de 94 años, se agacha para recoger, una por una, cada basura que enturbia la tierra heredada y malherida, con la convicción de que, un día, si muchos se agachan como él, la tierra estará limpia.  Esa juventud es la que quiero.

No me importa envejecer en el espejo tanto como me importa llegar a la indiferencia total de pensamiento y acto, a la parálisis empática  con el destino de los hombres de esta época.  Esa es la verdadera vejez, no la epidérmica.  

Sé de alguien que cobraba – si sigue vivo – mucho dinero de las tabacaleras por afirmar en artículos médicos que el tabaco no causaba cáncer ninguno.  Era el director del departamento de Patología de un gran hospital norteamericano.  Debe estar muerto a estas alturas, de cáncer: ironías de la muerte.  No de pulmón o esófago (hubiera sido un acto de justicia) sino de colon (lo cual parece más una broma pesada).

Cuando el grupo con el que Pete Seeger cantaba quiso grabar una publicidad para una marca de cigarrillos, Pete abandonó el grupo.  Los compañeros quisieron disuadirle diciéndole que no se comprometían demasiado y “hacía falta el dinero”.  “Si” dijo él, “pero no tanto”.

Ese sencillo ejemplo me hace pensar en la cantidad de veces que la excusa del dinero nos hace tragar realidades intragables, nos hace aceptar la situación del país en que vivimos como una vergüenza ajena, aunque sea propia; nos hace descender en los peldaños de la dignidad adquirida para nosotros por los que lucharon previamente; nos hace aislarnos del esfuerzo común por no perder un trabajo, una situación de poder, una influencia o porque “hace falta el dinero”.

Tendríamos que ensayar ante el espejo, en lugar de maquillarnos las arrugas, a verbalizar, como él, serenamente, ese puñado de palabras decisivas, para cuando nuestra ética estructural se encuentre entre la espada y la pared, por falta de dinero, influencia, posición o puesto deseado.

 “Hace falta, sí: pero no tanto”.


documental biográfico sobre Pete Seeger

Comentarios

  1. Siempre me emocionan y sorprenden tus escritos. Leerte es un placer muy rentable para la sensibilidad y la conciencia. Gracias por escribir cosas tan bellas y tan ciertas.

    Salud!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA

Escribir sobre un olor es complicado.
¿Cuántos olores puede uno recordar que hayan marcado la memoria como para resucitar en adjetivos?
El olor a semen y a sangre serían los olores primigenios para cualquier mujer si fuéramos honestas con nosotras mismas. El uno huele a sal, a huevo pegajoso mezclado con yogur, a sudor y a siesta de verano, a fin, a siembra, a leche agria, a sexo; la otra a tierra removida, a dulce putrefacto, a vida o muerte según el tiempo que haya sido expuesta al aire, como un caracol que se seca desnudo de su cáscara; a sexo también, a vergüenza adolescente, a grito y a dolor, a nada comestible.
El olor a pan caliente. El olor a coliflor recién cocida que se parece tanto al de una rata. (No lo digo por decir, es verdad que huelen parecido. De hecho descubrí por el olor, que me estaban entrando ratones en mi piso madrileño). El olor de las tartas de sobre que hacía mi padre norteamericano en las tardes de domingo, mientras nosotras jugábamos al julepe con mi abu…

EL TABURETE DE FRANCIS BACON

Siempre me he preguntado cómo determinadas obras de arte consiguen derribar, como un misil, la estructura que hemos edificado cuidadosamente para poder vivir.

Si nuestro pensamiento está estructurado y construido básicamente sobre el lenguaje: ¿Cómo es que una imagen puede concentrar miles de experiencias comunes y llegar, como una flecha, a insertarse en el centro mismo de nuestra sensibilidad, expandiéndose en significados primitivos, pero sofisticadamente cerebrales e íntimos? Como un olor, que llegara por un atajo al núcleo del ser, sin pasar por la razón.

Estoy hablando de Bacon, naturalmente.

Sin haber vivido una realidad violenta, sin haber experimentado el placer sadomasoquista (o al menos no tan literalmente como para volver a veces con la cara hecha un cuadro como él); sin haber sido gay en un tiempo en el que todavía ser homosexual significaba estar fuera de la ley, puedo, sin embargo, entrar en muchos de sus cuadros, sentarme en ese escueto taburete y reconocerme bajo la…

HERE'S JOHNNY!

¿Qué pasaría si les enseñásemos a nuestros hijos que los malos siempre ganan? Porque ganan;y si no ganan, no pierden y si alguna vez pierden, no pagan.
Me gustaría hacer el experimento. Sacar conclusiones del comportamiento de niños que crecieran sabiendo desde pequeños la cruda realidad.No sé muy bien para qué. Tal vez para comprobar que el cerebro reptiliano se adapta a la lucha de ratas inmediatamente, le cuenten cuentos o no.Tal vez para verificar que seguimos siendo seres de instintos básicos que nos condicionan en un grado inimaginable, junto con el puñado de genes heredados que nos etiquetan la frente como un vulgar código de barras de Carrefour de barrio.
Seguramente existirían las excepciones, los que, a pesar de todo, estuvieran en desacuerdo con los relatos y quisieran cambiar los finales, enderezar los destinos, imponer la justicia intuitiva.Eso va también en los genes.El gen de la justicia.Los abocaría a la extinción...
Uno se pregunta si a la población americana que vo…