Ir al contenido principal

EL MITO DEL AVESTRUZ

foto:Trisha M Shears
Supongo que el mundo se divide entre los que quieren saber y los que no.  Imagino que ambos tienen sus razones. 

La avalancha de información es tal y de tal calibre que comprendo a los que se meten es su caparazón y encogen los ojos delicados.  No es fácil mirar lo que se  nos viene encima.  Y después la vida diaria sigue y ¿de qué sirve enterarse de tanta noticia infame? Hay que vivir, como si todo fuera bien. Domani non verrá.  Amargarse no sirve de nada.

Eso es verdad y no lo es, al mismo tiempo.  Amargarse quiere decir disgustarse, una palabra algo pasada, ¿no?. A su vez, disgusto quiere decir fastidio, tedio o enfado que causa alguien o algo.  

Aquí es donde el que mira, se informa y enfrenta la realidad, termina por sentir ese enfado, o mejor dicho, cabreo, cuando se entera, por ejemplo, de que de 700 personas en el Tribunal de Cuentas, 100 son enchufados; cuando lee que en este país hay la friolera de 10.000 aforados (no vaya a ser que cualquier ciudadano normal se crea con la capacidad de pedir explicaciones jurídicas a los elegidos).  Cabreo cuando ve que se sacan a la luz los cadáveres de la corrupción y se les vuelve a atar una piedra al cuerpo para que se hundan y no apesten al personal, que está muy ocupado gobernando el país.  Cuando comprueba que se está cercando al ciudadano de a pie, espiándole, vigilándole y acorralándole, hasta el punto de que pronto la ley será su enemigo; algo no demasiado excepcional, por otra parte. Las leyes las diseñan los que tienen en sus manos el poder.

Qué le vamos a hacer, estas cosas, enfadan. 

Pero el enfado es un buen motor y si leemos historia veremos que sólo gracias al “enfado” se han ido cambiando las cosas.  Una vez cambiadas, eso sí, las disfrutan los dos tipos de personas, las que no quisieron saber y las que sí.

El avestruz, etimológicamente “gorrión-camello”, falso ejemplo del que no quiere ver,  hace uso de un arma mucho más poderosa que la de esconder la cabeza en la tierra (mito que esconde el intento de querer parecer un arbusto) y es que usa sus espléndidas patas para correr a una velocidad de hasta 90 km por hora y agotar al depredador más “pintao” o darle una coz avícola con la potencia de un abrazo de Schwarzeneger al que le mente a la madre sin respeto. No en vano es el ave más pesada del mundo que ha subsistido hasta hoy. 

Yo quiero creer que sigue existiendo porque su largo cuello de modelo pasadita y su altura (llegan a tener 3 metros) le han ayudado a verlas venir, sus patas a poner pies en polvorosa y su cerebro a indignarse y actuar cuando la amenaza resultaba demasiado peligrosa  (siempre recordaré la escena del avestruz contando sus huevos tras correr a gorrazos al que intentaba arrebatárselos en Los Dioses deben estar locos).

Aprendamos de la realidad y no del mito que inventamos sobre la cobardía del avestruz y alarguemos el cuello inquisitivo, para evaluar la situación y actuar en consecuencia, mirando los peligros de frente y a los ojos, entrenemos las patas poderosas y cuando el enfado sea insuperable, podremos propinar un patadón épico en los testículos del león o del político que tenga el descaro de considerarnos desayuno.

Comentarios

  1. Espléndido artículo! Un respeto por los animales, ninguno de ellos merece ser utilizado como símbolo de las atrocidades perpetradas por los llamados seres humanos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Una guerra que no entiende de batallas, pues cada una de ellas refleja lo que somos, lo que fuimos. ¿Ser un avestruz? Quizá un tiempo en una longitud corta junto al caminante en su mayor tiempo.

    Felicitaciones por el artículo.

    F.A.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA

Escribir sobre un olor es complicado.
¿Cuántos olores puede uno recordar que hayan marcado la memoria como para resucitar en adjetivos?
El olor a semen y a sangre serían los olores primigenios para cualquier mujer si fuéramos honestas con nosotras mismas. El uno huele a sal, a huevo pegajoso mezclado con yogur, a sudor y a siesta de verano, a fin, a siembra, a leche agria, a sexo; la otra a tierra removida, a dulce putrefacto, a vida o muerte según el tiempo que haya sido expuesta al aire, como un caracol que se seca desnudo de su cáscara; a sexo también, a vergüenza adolescente, a grito y a dolor, a nada comestible.
El olor a pan caliente. El olor a coliflor recién cocida que se parece tanto al de una rata. (No lo digo por decir, es verdad que huelen parecido. De hecho descubrí por el olor, que me estaban entrando ratones en mi piso madrileño). El olor de las tartas de sobre que hacía mi padre norteamericano en las tardes de domingo, mientras nosotras jugábamos al julepe con mi abu…

EL TABURETE DE FRANCIS BACON

Siempre me he preguntado cómo determinadas obras de arte consiguen derribar, como un misil, la estructura que hemos edificado cuidadosamente para poder vivir.

Si nuestro pensamiento está estructurado y construido básicamente sobre el lenguaje: ¿Cómo es que una imagen puede concentrar miles de experiencias comunes y llegar, como una flecha, a insertarse en el centro mismo de nuestra sensibilidad, expandiéndose en significados primitivos, pero sofisticadamente cerebrales e íntimos? Como un olor, que llegara por un atajo al núcleo del ser, sin pasar por la razón.

Estoy hablando de Bacon, naturalmente.

Sin haber vivido una realidad violenta, sin haber experimentado el placer sadomasoquista (o al menos no tan literalmente como para volver a veces con la cara hecha un cuadro como él); sin haber sido gay en un tiempo en el que todavía ser homosexual significaba estar fuera de la ley, puedo, sin embargo, entrar en muchos de sus cuadros, sentarme en ese escueto taburete y reconocerme bajo la…

HERE'S JOHNNY!

¿Qué pasaría si les enseñásemos a nuestros hijos que los malos siempre ganan? Porque ganan;y si no ganan, no pierden y si alguna vez pierden, no pagan.
Me gustaría hacer el experimento. Sacar conclusiones del comportamiento de niños que crecieran sabiendo desde pequeños la cruda realidad.No sé muy bien para qué. Tal vez para comprobar que el cerebro reptiliano se adapta a la lucha de ratas inmediatamente, le cuenten cuentos o no.Tal vez para verificar que seguimos siendo seres de instintos básicos que nos condicionan en un grado inimaginable, junto con el puñado de genes heredados que nos etiquetan la frente como un vulgar código de barras de Carrefour de barrio.
Seguramente existirían las excepciones, los que, a pesar de todo, estuvieran en desacuerdo con los relatos y quisieran cambiar los finales, enderezar los destinos, imponer la justicia intuitiva.Eso va también en los genes.El gen de la justicia.Los abocaría a la extinción...
Uno se pregunta si a la población americana que vo…