Ir al contenido principal

TODO CAMBIA

La vida es cambio.

Nada permanece inalterable, salvo el cambio mismo. Las relaciones humanas cada vez me parecen más complejas y a la vez mas repetidas. La historia también.

El ruido va subiendo como en un atasco de la calle Atocha.  Mi sobrina vive donde yo vivía y se enamora como yo me enamoraba hace apenas unos años.  Mi sobrino se va a la India a hacer voluntariado.  Sus mundos y sus ojos son nuevos, vibrantes, originales, exponencialmente ricos.  Pero creen que tienen tanto tiempo para probar y equivocarse y uno sabe que no, que apenas pones el pie en la nave se cierra la compuerta y de repente acelera a una velocidad supersónica sin avisar y sin dejarte apenas apretarte el cinturón.  A través de la ventanilla uno ve pasar una repetición de historias, una tras otra, todas parecidas, todas diferentes y aumenta la distancia a velocidad de vértigo. Uno intenta gritar a los de abajo, los que vienen después, avisarles, pero nadie oye nada y es más, ya casi ni nos ven. Así que uno, una mejor dicho, se vuelve y descubre la nave desde dentro; esto es lo que hay.  Habrá que  acostumbrarse a la velocidad y a este cubículo y sacarle partido y cuanto antes mejor, porque corre que se las pela el condenado...

Así que investigo este cohete existencial en el que viajo: toco cada botón, cada resorte, abro armarios, miro el frigorífico.  Me doy una vuelta en el aire a cámara lenta y salto ingrávida tres metros, sin peso por fin y sin esfuerzo en este cósmico pisito que me han adjudicado.  Si algo se aprende con los años es que la tristeza no merece la pena. Vivimos poco para invertir capital en melancolía y quedarnos pegados a la ventanilla llorando lo que quedó atrás. Cuando intuyo el lado oscuro de este viaje, tomo aire y me sumerjo en el luminoso, que es el creativo, observando cada placer, como se observan las criaturas fantásticas del fondo de un océano; la catarsis de ser uno y trescientos, de cambiar de máscara y disfraz, de jugar al juego de las sillas y probar una diferente cada vez que suena el silbato. Jugar, en fin. Mientras se pueda. 

A medida que la nave navega, valga la rebuznancia, me voy haciendo más egoísta, eso es verdad.  Ya no quiero ponerme los trajes raídos de los demás,  los que les vienen grandes o pequeños. Cada quien eligió el suyo y si no lo eligió y le fue impuesto, soy demasiado insignificante para cambiarle el rumbo a ningún destino.  Ahora sólo quiero amasar barro los Jueves, escribir sin censuras para algún lector accidental y lento; leer yo misma buena literatura y filosofía; charlar con el amigo que envejece conmigo sin careta; dormir con el amante en el que me acurruco como un gorrión noche tras noche, cantar de cuando en cuando, leer poesía en voz alta y seguir imaginando que un día viviré en Francia y que iré al mercado en bicicleta.  Y eso es todo.  Lo demás se me ha ido desprendiendo a trozos por el camino, como una carcasa superflua e inútil.  Mi ambición fue siempre íntima y la he cumplido a mi modo y sin testigos. 

Ha habido algún dolor, pero no muchos. Una vez sacudido el polvo de la ropa, habiendo asimilado que podría haber sido peor, la vida sigue y mañana es Sábado otra vez. Así que crear, jugar y amar siguen siendo mis verbos favoritos.

Camino al universo, quiero probarme todos los disfraces de la tienda, explorar otros placeres y otras vidas; por si me dan otra oportunidad, aprovecharla.

Comentarios

  1. Beautifully written, Red Emma. "Habrá que acostumbrarse a la velocidad y a este cubículo y sacarle partido y cuanto antes mejor..." You reminded me of the Judy Collins song, "My father always promised us.." although the situation is different: that's one of the negatives of not having children - you can't deposit your dreams in them. But you, I suspect, are still young enough, and have made enough right choices, to enjoy that voyage in space, and enlarge the cubículo from inside. Without losing tenderness (where it is earned), don't let present circumstances let in the almost absolute zero from outside.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA

Escribir sobre un olor es complicado.
¿Cuántos olores puede uno recordar que hayan marcado la memoria como para resucitar en adjetivos?
El olor a semen y a sangre serían los olores primigenios para cualquier mujer si fuéramos honestas con nosotras mismas. El uno huele a sal, a huevo pegajoso mezclado con yogur, a sudor y a siesta de verano, a fin, a siembra, a leche agria, a sexo; la otra a tierra removida, a dulce putrefacto, a vida o muerte según el tiempo que haya sido expuesta al aire, como un caracol que se seca desnudo de su cáscara; a sexo también, a vergüenza adolescente, a grito y a dolor, a nada comestible.
El olor a pan caliente. El olor a coliflor recién cocida que se parece tanto al de una rata. (No lo digo por decir, es verdad que huelen parecido. De hecho descubrí por el olor, que me estaban entrando ratones en mi piso madrileño). El olor de las tartas de sobre que hacía mi padre norteamericano en las tardes de domingo, mientras nosotras jugábamos al julepe con mi abu…

EL TABURETE DE FRANCIS BACON

Siempre me he preguntado cómo determinadas obras de arte consiguen derribar, como un misil, la estructura que hemos edificado cuidadosamente para poder vivir.

Si nuestro pensamiento está estructurado y construido básicamente sobre el lenguaje: ¿Cómo es que una imagen puede concentrar miles de experiencias comunes y llegar, como una flecha, a insertarse en el centro mismo de nuestra sensibilidad, expandiéndose en significados primitivos, pero sofisticadamente cerebrales e íntimos? Como un olor, que llegara por un atajo al núcleo del ser, sin pasar por la razón.

Estoy hablando de Bacon, naturalmente.

Sin haber vivido una realidad violenta, sin haber experimentado el placer sadomasoquista (o al menos no tan literalmente como para volver a veces con la cara hecha un cuadro como él); sin haber sido gay en un tiempo en el que todavía ser homosexual significaba estar fuera de la ley, puedo, sin embargo, entrar en muchos de sus cuadros, sentarme en ese escueto taburete y reconocerme bajo la…

HERE'S JOHNNY!

¿Qué pasaría si les enseñásemos a nuestros hijos que los malos siempre ganan? Porque ganan;y si no ganan, no pierden y si alguna vez pierden, no pagan.
Me gustaría hacer el experimento. Sacar conclusiones del comportamiento de niños que crecieran sabiendo desde pequeños la cruda realidad.No sé muy bien para qué. Tal vez para comprobar que el cerebro reptiliano se adapta a la lucha de ratas inmediatamente, le cuenten cuentos o no.Tal vez para verificar que seguimos siendo seres de instintos básicos que nos condicionan en un grado inimaginable, junto con el puñado de genes heredados que nos etiquetan la frente como un vulgar código de barras de Carrefour de barrio.
Seguramente existirían las excepciones, los que, a pesar de todo, estuvieran en desacuerdo con los relatos y quisieran cambiar los finales, enderezar los destinos, imponer la justicia intuitiva.Eso va también en los genes.El gen de la justicia.Los abocaría a la extinción...
Uno se pregunta si a la población americana que vo…